CONTRATA EL SERVICIO
+52 (55) 5420-1119
+52 (55) 5420-1154
+52 (55) 5420-1188
atencioncliente@notimex.com.mx
ventasnacionales@notimex.com.mx
informacionclientes@notimex.com.mx

CONTRATA EL SERVICIO
+52 (55) 5420-1119
+52 (55) 5420-1154
+52 (55) 5420-1188
atencioncliente@notimex.com.mx
ventasnacionales@notimex.com.mx
informacionclientes@notimex.com.mx

NTX E-BOOK

Descarga nuestro libro digital: Periodismo del siglo XXI. Tu opinión nos interesa.

NTX E-BOOK

Descarga nuestro libro digital: Las Agencias de
Noticias en la Era Digital. Tu opinión nos interesa.

Colombianos elaboran escultura de sal del Papa Francisco
Una escultura y un cuadro con la imagen del Papa Francisco, tallados en sal por el artista Carlos Penagos, es uno de los homenajes de los colombianos al máximo jefe de la Iglesia católica, en su visita pastoral que iniciará este miércoles en Bogotá. La iniciativa surgió entre las autoridades de Zipaquirá después que el Vaticano descartó una invitación para que durante su visita a Colombia llegara a La Catedral de Sal, el monumento religioso más hermoso en este país sudamericano que es visitado cada año por más de 600 mil turistas. Cuando los 125 mil habitantes de este municipio, ubicado a una hora de Bogotá y a dos mil 650 metros de altura sobre el nivel del mar, se enteraron que el líder de la Iglesia católica visitaría Colombia, iniciaron con su alcalde Luis Alfonso Rodríguez, varias gestiones ante los jerarcas de la iglesia en Bogotá y el Vaticano. “Nosotros tuvimos la esperanza de poder traer al Papa Francisco a la Catedral de Sal de Zipaquirá, un monumento religioso turístico muy importante. Es la primera maravilla de Colombia. No fue posible por las condiciones logísticas y de agenda de su santidad Francisco”, contó el alcalde a Notimex.
Una escultura y un cuadro con la imagen del Papa Francisco, tallados en sal por el artista Carlos Penagos.
La escultura de Francisco es uno de los homenajes de los colombianos al máximo jefe de la Iglesia católica, en su visita pastoral que iniciará este miércoles en Bogotá.
La iniciativa surgió entre las autoridades de Zipaquirá después que el Vaticano descartó una invitación para que durante su visita a Colombia llegara a La Catedral de Sal.
La catedral de Zipaquirá, el monumento religioso más hermoso en este país sudamericano que es visitado cada año por más de 600 mil turistas.
Cuando los habitantes de este municipio se enteraron que el líder de la Iglesia católica visitaría Colombia, iniciaron varias gestiones ante los jerarcas de la iglesia en Bogotá y el Vaticano.
Tuvimos la esperanza de poder traer al Papa Francisco a la Catedral de Sal de Zipaquirá, un monumento religioso turístico muy importante.
La catedral de sal es la primera maravilla de Colombia.
La visita no fue posible por las condiciones logísticas y de agenda de su santidad.
Además de la apretada agenda del Papa Francisco a Colombia, que estará del 6 al 10 de septiembre en Bogotá, Villavicencio, Medellín y Cartagena, la altura de los dos mil 650 metros de altura sobre el nivel de mar de Zipaquirá, fue un factor determinante para no incluir este sitio en la visita pastoral.
Las autoridades y la comunidad católica en Zipaquirá decidieron rendir un singular tributo al Papa Francisco, con una escultura de su imagen tallada que fue develada a un lado del altar mayor de la capilla en lo más profundo del socavón.
Los habitantes de Zipaquirá son un pueblo muy religioso, muy católico y tienen un gran afecto por el Papa Francisco.
En Zipaquirá hicieron un homenaje de reconocimiento, afecto y de fe con un busto de su santidad en una roca de sal.
Los habitantes de la comunidad quieren que estos recuerdos perduren como un signo de su visita tan importante para los colombianos que están viviendo una etapa especial de paz, reconciliación y unidad.
La Catedral de Sal es un recinto construido en el interior de las minas de sal de Zipaquirá.
Zipaquirá se ha constituido en uno de los destinos religiosos más visitados por turistas nacionales e internacionales.
La Catedral de Sal se ha convertido en un centro de actividades culturales con museos en su interior y conciertos de música religiosa.
El economista Luis Ángel Arango, directivo del Banco de la República (Emisor), en 1932 tuvo la idea de construir una capilla subterránea, impresionado por la devoción que los obreros manifestaban antes de iniciar su jornada laboral, adornando los socavones con imágenes de santos a los que imploraban protección.
La construcción de la capilla en el interior del socavón de sal fue encomendada al arquitecto José María González.
José María González contó con el apoyo del presidente de la época, el conservador Laureano Gómez, para iniciar el 7 de octubre de 1950 los trabajos de construcción de la capilla.
La capilla fue inaugurada el 15 de agosto de 1954.
La mina en esa época tenía cuatro niveles de explotación, cada uno de ellos con una extensión de 80 metros.
La antigua capilla estaba ubicada en el segundo nivel y medía 120 metros de largo con una superficie de cinco mil 500 metros y una altura de 22 metros.
En su interior había seis columnas, cada una con una base de 80 metros cuadrados y una capacidad para recibir ocho mil personas aproximadamente.
La actual Catedral de Sal, con todos sus espacios en el interior del socavón, se empezó a construir en 1995, se terminó en el año 2000 y en el 2003 se abrió al público.
El diseño arquitectónico y artístico de la nueva Catedral de Sal es propio del arquitecto bogotano Roswell Garavito Pearl. En su interior se encuentra una rica colección artística, de esculturas de sal y mármol en un ambiente lleno de un profundo sentido religioso