CONTRATA EL SERVICIO
+52 (55) 5420-1119
+52 (55) 5420-1154
+52 (55) 5420-1188
atencioncliente@notimex.com.mx
ventasnacionales@notimex.com.mx
informacionclientes@notimex.com.mx

CONTRATA EL SERVICIO
+52 (55) 5420-1119
+52 (55) 5420-1154
+52 (55) 5420-1188
atencioncliente@notimex.com.mx
ventasnacionales@notimex.com.mx
informacionclientes@notimex.com.mx

NTX E-BOOK

Descarga nuestro libro digital: Periodismo del siglo XXI. Tu opinión nos interesa.

NTX E-BOOK

Descarga nuestro libro digital: Las Agencias de
Noticias en la Era Digital. Tu opinión nos interesa.

Jemeres Rojos sembraron la muerte con millones de minas antipersonales
La provincia noroccidental de Pailin, en la frontera con Tailandia, es conocida, muy a su pesar, por ser uno de los bastiones de los Jemeres Rojos. Aquí los seguidores del Partido Comunista de Kampuchea, por temor a una invasión desde el oeste, llenaron los campos de minas de todo tipo que todavía hoy, décadas después, siguen provocando víctimas entre los civiles. Es difícil, por no decir imposible, encontrar en esta zona de Camboya a una sola familia que no tenga algún miembro al que le haya explotado una mina. Y hay casos en los que las víctimas son familias enteras. Pailin, con una superficie de 800 kilómetros cuadrados, es un centro de poco más de 70 mil habitantes. A principios de los años 70 el descubrimiento de yacimientos de gemas y otros minerales preciosos dio un poco de prosperidad a la ciudad, que enseguida atrajo la atención de los Jemeres Rojos, de los cuales fue uno de los principales bastiones incluso después de la caída de su régimen (que duró de 1975 a 1979) por obra de Vietnam. En Pailin todavía hoy viven exoficiales de Angkar Padevat (otra de la denominación del partido de los Jemeres Rojos) y una buena parte de la población civil masculina ha luchado en sus filas. 20 Fotos.
Documento sin título