CONTRATA EL SERVICIO
+52 (55) 5420-1119
+52 (55) 5420-1154
+52 (55) 5420-1188
atencioncliente@notimex.com.mx
ventasnacionales@notimex.com.mx
informacionclientes@notimex.com.mx

CONTRATA EL SERVICIO
+52 (55) 5420-1119
+52 (55) 5420-1154
+52 (55) 5420-1188
atencioncliente@notimex.com.mx
ventasnacionales@notimex.com.mx
informacionclientes@notimex.com.mx

NTX E-BOOK

Descarga nuestro libro digital: Periodismo del siglo XXI. Tu opinión nos interesa.

NTX E-BOOK

Descarga nuestro libro digital: Las Agencias de
Noticias en la Era Digital. Tu opinión nos interesa.

Palacio Doria Pamphilj y su impresionante colección de arte
Ubicado en el centro de la capital italiana, el Palacio Doria Pamphilj reúne una de las más importantes colecciones privadas de arte del mundo, con obras de Caravaggio, Tiziano, Bernini, Brueghel el Viejo, Raffaelo o Tintoretto. La pintura más famosa del repertorio es, sin embargo, un retrato del Papa Inocencio X (integrante de la familia Pamphilj), que Diego Velázquez realizó durante su estancia en Roma en 1650. El Palacio Doria Pamphilj es la única residencia nobiliaria de Roma que ha abierto sus puertas al público como museo al tiempo que sigue siendo habitada por sus propietarios. Prácticamente todos los palacios romanos de la rancia nobleza son actualmente sedes de museos, oficinas públicas o embajadas. Construido en el siglo XVI, el palacio pertenece desde 1647 a la familia de nobles romanos de los Pamphilj, que se unió en 1763 con los Doria, una rica y aristocrática familia de Génova. De hecho, dos de los miembros más ilustres de la dinastía fueron el propio Papa Inocencio X (1574-1655), cuyo nombre de pila era Giovanni Battista Pamphili y el almirante Andrea Doria (1466-1560), quien estuvo bajo servicio de los reyes Francisco I de Francia y Carlos I de España. El retrato que de ese Pontífice realizó Velázquez en 1650 y se conserva en una estancia especial del inmueble y es considerada su mayor joya. El Palacio Doria Pamphilj ocupa una manzana entera en pleno centro de Roma, con su fachada principal que se asoma a la Vía del Corso. Algunos lo confunden con el Palacio Pamphili en la Plaza Navona, que en el pasado fue propiedad de la misma familia y actualmente es sede de la embajada brasileña. 20 Fotos / Edición FSC / Diseño AGD