AGENCIA DE NOTICIAS DEL ESTADO MEXICANO

COMUNICACIÓN GLOBAL

México, lunes, 29  de mayo  de 2017
10:32 hrs.

El deporte nacional de Senegal no es el fútbol. El entretenimiento número uno es el laamb, la lucha-boxeo que llena los estadios de todo el país. Se trata de una disciplina que tiene sus orígenes en el campo y que se practica en círculos cubiertos de arena. El ganador de mbaapat, el torneo del pueblo que corona la temporada de la cosecha, gana una vaca o una cabra. Pero los mejores luchadores se enfrentan entre sí en escenarios muy importantes, como el estadio Léopold Sédar Senghor de Dakar, con capacidad para 60 mil asientos, y con millones de personas siguiéndolo en directo por la televisión. Los mbeurkatt (luchadores, en wolof, la lengua más hablada en Senegal) ganan decenas de millones de francos CFA. En pesos, se habla de cachés que oscilan entre los dos y los cinco millones. Originariamente, el laamb se utilizaba como un rito de iniciación y como un ejercicio preparatorio para los guerreros. Pero con el tiempo también fue una forma de cortejo, una demostración de fuerza y virilidad y, finalmente, una competición. Los aspirantes a luchadores son seleccionados cuando son todavía niños, en los pueblos y en las ciudades y se curten en los gimnasios.