Fotorreportaje
La contingencia que aquietó a la ciudad

Con calles y vialidades vacías, la Ciudad de México se muestra solitaria. Son estampas dignas de un día de asueto, que se han vuelto cotidianas desde que se decretó la emergencia sanitaria por coronavirus.
El zócalo capitalino, que ha congregado a miles de personas en marchas y conciertos, ahora luce vacío, en silencio. Como una especie de movimiento por la salud donde se manifiestan las ausencias.
Y así como la mayor plaza pública del país, cientos de lugares, centros comerciales y puntos de reunión empiezan a verse solos, vacíos, como medida preventiva y una conciencia colectiva que hace frente a esta contingencia.



Fotografía: Gerardo Luna
Texto: Yaremi Escobar