Fotorreportaje
Toman a la azotea

El llamado a quedarse en casa de autoridades provocó que capitalinos tomaran las azoteas de sus edificios como una opción para realizar sus actividades artísticas, deportivas o recreativas; recuperando espacios que muchos ni siquiera conocían y que brindan una bocanada de aire libre en medio del encierro en la ciudad.
Ana Lucía practica yoga las tardes soleadas en su azotea; La bailarina Carolina buscó un espacio para practicar danza clásica en la azotea de su edificio departamental. Para Diana, la azotea ya era un espacio de uso habitual, por lo que en la cuarentena, no dudó en regresar a practicar yoga ahí. Nora se encerró desde el inicio de la contingencia sanitaria, y aprovecha la amplia azotea de su edificio para jugar con su pequeña perra "Francisca". Viridiana no conocía su azotea, sin embargo, la primera vez que subió descubrió un lugar en silencio con una vista envidiable. Miguel toca en su azotea, mientras sus vecinos disfrutan. Gonzálo prueba en la azotea para su entrenamiento de taekwondo. Mon de León es cantante y su azotea se ha vuelto un lugar común de ensayo, desahogo y creación.



Autor: Isaac Esquivel