CONTRATA EL SERVICIO
+52 (55) 5420-1119
+52 (55) 5420-1154
+52 (55) 5420-1188
atencioncliente@notimex.com.mx
ventasnacionales@notimex.com.mx
informacionclientes@notimex.com.mx

CONTRATA EL SERVICIO
+52 (55) 5420-1119
+52 (55) 5420-1154
+52 (55) 5420-1188
atencioncliente@notimex.com.mx
ventasnacionales@notimex.com.mx
informacionclientes@notimex.com.mx

NTX E-BOOK

Descarga nuestro libro digital: Periodismo del siglo XXI. Tu opinión nos interesa.

NTX E-BOOK

Descarga nuestro libro digital: Las Agencias de
Noticias en la Era Digital. Tu opinión nos interesa.

2020-03-24   13:07:14   INTERNACIONAL
Irán y sus respuestas al COVID-19 ante el creciente diferendo con EUA

Por Ingrid Sánchez

Teherán (Notimex).- Irán ha sido de los países más cuestionados por su manejo de la información sobre el COVID-19. Acusado de ocultar cifras de muertos y de enfermos, las críticas no paran … y tampoco el virus.

Con 24 mil 811 casos, el país se ha consolidado como el que tiene el mayor número de contagios de Medio Oriente. Detrás de su sexto lugar a nivel mundial, el siguiente país de la región con más contagios es Israel, con mil 656, según el mapa en tiempo real de la propagación de la enfermedad que gestiona la Universidad Johns Hopkins.

El primer contagio del que se tiene registro ocurrió el 20 de febrero, tan sólo un día antes de las elecciones parlamentarias que registraron la menor afluencia desde la Revolución Iraní, en 1979.

Dos semanas después las cifras ya eran alarmantes. El 4 de marzo había registro de 92 muertes y 586 contagios, una tasa muy superior a la de la mayoría de los países que ya presentaban casos de la nueva cepa de coronavirus.

La crisis sanitaria encuentra al país persa en un bloqueo médico por parte de Estados Unidos. Fue por eso que Hasán Rohaní, presidente iraní, exigió que se levantara la veda para poder responder ante la crisis.

A este llamado se ha sumado la Alta Comisionada de Naciones Unidas para los Derechos Humanos, Michelle Bachelet, quien declaró este martes 24 de marzo que las sanciones se deben atenuar o levantar, aunque sea temporalmente, para que los sistemas de salud no colapsen.

Las medidas de Irán se apresuraron con los días y conforme aumentaban los casos. El 8 de marzo, cuatro días antes de que la Organización Mundial de la Salud (OMS) calificara de pandemia a la crisis por coronavirus, Irán canceló los vuelos a 14 ciudades de Europa, región a la que poco después se desplazaría desde China el epicentro de la enfermedad.

Al mismo tiempo, la OMS formó un comité para gestionar la crisis sanitaria en Irán y la asistencia técnica en el tratamiento del COVID-19.

Sin duda, la pandemia no ha hecho sino agudizar las tensiones en las relaciones entre Irán y Estados Unidos, quien ha criticado durante años la inversión en armas nucleares de Teherán.

Otro aspecto tenso entre ambas naciones ha sido la salud de los prisioneros de la república islámica que se encuentran en Estados Unidos.

Por eso, el portavoz iraní Seyed Abás Musavi expresó que debido al “desorden sanitario” que existe en las cárceles norteamericanas teme por el bienestar de sus connacionales.

En consonancia con sus preocupaciones, Irán informó en días recientes de los prisioneros que han sido liberados temporalmente en el país. A principios de marzo el poder judicial informó que unos 85 mil prisioneros fueron parte de la decisión.

Además, los permisos que se habían extendido hasta el 3 de abril serán válidos hasta el 19 del mismo mes. A estas cifras se suman los 10 mil prisioneros que, según el gobierno, serán amnistiados en el contexto del Año Nuevo Iraní.

Otra medida importante compete a la posposición de la segunda vuelta de las elecciones legislativas, que había sido programada para el 17 de abril.

“A pesar de las acusaciones, Irán no quiso posponer las elecciones porque le interesaba que la gente asistiera”, dijo Hasan Qashqavi, embajador iraní en España, aludiendo a la poca asistencia registrada en la primera vuelta, pese a que sólo había un caso registrado.

El diferendo entre Washington y Teherán no ha hecho sino agudizarse en medio del auge del coronavirus. El pasado 19 de marzo el viceministro de salud iraní Ali-Reza Raeesi señaló que su país estaba dispuesto a ayudar a EUA a controlar la crisis sanitaria, al mismo tiempo que reiteró la solicitud de que los estadounidenses retiren las sanciones contra su país para poder gestionar más su propia crisis.

Las declaraciones sirvieron para reiterar que Irán, desde su perspectiva, no ha ocultado información sobre la cantidad de enfermos y muertos que presentan debido al COVID-19.

A pesar de las medidas de Estados Unidos que impiden a Irán tratar la crisis de coronavirus con más elementos, como el bloqueo sanitario, la nación americana rebasó al país de Medio Oriente en cifras de contagios, con 46 mil 805 enfermos, un monto que casi duplica la cifra iraní.

Más sobre el tema:

-Fin de nota-

NTX/I/IS/JGM

162 4