CONTRATA EL SERVICIO
+52 (55) 5420-1119
+52 (55) 5420-1154
+52 (55) 5420-1188
atencioncliente@notimex.com.mx
ventasnacionales@notimex.com.mx
informacionclientes@notimex.com.mx

CONTRATA EL SERVICIO
+52 (55) 5420-1119
+52 (55) 5420-1154
+52 (55) 5420-1188
atencioncliente@notimex.com.mx
ventasnacionales@notimex.com.mx
informacionclientes@notimex.com.mx

NTX E-BOOK

Descarga nuestro libro digital: Periodismo del siglo XXI. Tu opinión nos interesa.

NTX E-BOOK

Descarga nuestro libro digital: Las Agencias de
Noticias en la Era Digital. Tu opinión nos interesa.

2020-04-19   10:35:25   CULTURA
LITORAL: Voz original

El Vocabulario en lengua zapoteca, de fray Juan de Córdoba (S. XVI)

Lograr la permanencia de las lenguas originarias del país pasa en gran medida por la enseñanza que se haga de ellas entre sus propios hablantes, principalmente entre los jóvenes y los niños, una parte de los cuales en los hechos han dejado de practicarlas por varios motivos, una de ellas es el dominio que ejerce el castellano y otro es la pérdida del orgullo de poseerlas por temas como la discriminación.

      Para la enseñanza de alguno de esos idiomas, uno de los elementos importante es que se cuente con una gramática aceptada, lo que no ocurre en muchas de las casi 60 lenguas que se hablan en territorio nacional, aunque existen varias que sí la tienen. Una de ellas es el zapoteco, lengua perteneciente a la familia lingüística oto-mangue y tiene un gran número de variantes. Ya desde los años posteriores a la Conquista hubo el interés de los evangelizadores por estudiarla y dominarla.

      Incluso, varios sacerdotes que se establecieron en el actual estado de Oaxaca escribieron diversos documentos religiosos, como por ejemplo misales, en esa lengua con el fin de facilitar su trabajo de conversión a la religión católica. Uno de esos padres fue fray Juan de Córdoba, quien elaboró el Vocabulario en lengua zapoteca, que después de su aprobación por parte de un pequeño grupo de notables, fue publicado el 21 de junio del año de 1578.

      De este documento tan importante ha dado cuenta una edición facsimilar hecha por la que es actualmente la Secretaría de Cultura del país, en la que también se incluyen la introducción y el prefacio que para la edición de 1942 hizo el experto Wigberto Pérez Moreno, por encargo del Instituto Nacional de Antropología e Historia, entonces dependiente de la Secretaría de Educación Pública.

      En el primer texto, Pérez Moreno informa que Juan de Córdoba habría nacido en Toledo o en Granada, España, en 1501 o 1503 y que para 1540 ya se encontraba en la Nueva España, profesando el 13 de diciembre de 1543. Cuatro años después ya se había desplazado a Oaxaca, interesándose en la lengua zapoteca, teniendo como maestro para ello a fray Bernardo de Alburquerque. Con el paso de los años y después de vivir varios sucesos de la vida eclesiástica, publicó su Vocabulario en lengua zapoteca. De Córdoba murió en Oaxaca el 20 de mayo de 1595.

      El volumen escrito por este sacerdote consta de más de 425 páginas escritas a dos columnas con una serie de palabras y expresiones organizadas alfabéticamente primero en castellano y luego en zapoteca. Por ejemplo, se encuentra el término Agujero y enseguida su correspondiente en zapoteca, o la frase Cuesta arriba y a continuación la forma como se debe decir en esa lengua del estado.

      En la introducción a esta edición facsimilar, la institución cultural establece que la publicación de 1942 sirvió para que el INAH iniciara la Biblioteca Lingüística Mexicana, que tuvo como objetivo central divulgar el conocimiento de otros vocabularios y estudios en esos idiomas, por lo que ahora es un orgullo poner a disposición al público en general “uno de los pilares en el registro del patrimonio lingüístico zapoteco”.

      Sin duda, y aunque han pasado mucho tiempo desde entonces y han cambiado las cosas, este volumen es una herramienta que puede servir en la ardua tarea para alfabetizar los hablantes del zapoteco en su propia lengua, lo que significaría la recuperación y conservación de este importante idioma dentro de los que se hablan en el país. Además de un documento histórico, es una herramienta que sin duda apoyará las otras existentes con ese fin, entre ellas modernos diccionarios del idioma.

NTX/RML/LIT19

105 2