CONTRATA EL SERVICIO
+52 (55) 5420-1119
+52 (55) 5420-1154
+52 (55) 5420-1188
atencioncliente@notimex.com.mx
ventasnacionales@notimex.com.mx
informacionclientes@notimex.com.mx

CONTRATA EL SERVICIO
+52 (55) 5420-1119
+52 (55) 5420-1154
+52 (55) 5420-1188
atencioncliente@notimex.com.mx
ventasnacionales@notimex.com.mx
informacionclientes@notimex.com.mx

NTX E-BOOK

Descarga nuestro libro digital: Periodismo del siglo XXI. Tu opinión nos interesa.

NTX E-BOOK

Descarga nuestro libro digital: Las Agencias de
Noticias en la Era Digital. Tu opinión nos interesa.

2020-05-21   12:09:57   CULTURA
Confinamientos: juntos a la distancia

[A petición de nuestra reportera Ángela Anzo, la bailarina y directora de la compañía Barro Rojo, Laura Rocha, nos habla sobre sus días que transcurren en el confinamiento desde su casa al sur de la Ciudad de México, tiempo que ha aprovechado para reencontrarse con ella misma, con la danza y aquello que más le importa...]

Laura Rocha, bailarina

Estamos frente a una situación extraordinaria que nos planteó varios cuestionamientos, nos dimos cuenta de que la realidad nos rebasaba y ha sido difícil de asimilarlo, pero también nos permitió reencontrarnos; en mi caso en muchos aspectos, sobre todo en lo físico y lo emotivo.

      Inicio mi día pensando en entrenar de nueva cuenta mi cuerpo, reencontrarme con esta mujer a los cincuenta y tantos años, creo que era un aspecto que había descuidado un poco a pesar de que sigo en el escenario, decidí volver a pulirlo y entrenarlo, a estar con esa Laura que es distinta.

      Me levanto, desayuno o tomo un pequeño refrigerio y empiezo a entrenar junto a mi compañero de vida que es Francisco Illescas, hacemos un trabajo de acondicionamiento físico, estiramientos, trabajo de fuerza y elasticidad, lo que me ha permitido volver a descubrir mi cuerpo. Después en la cocina, con otras labores que me gustan y que aprendí de mi madre, quien nos dejó hace diez años; ahí he encontrado muchos aromas y sabores de mi infancia, esas comidas que estaban ahí y no sabía que podía realizar.

      Continúo con una plática con mi compañero de vida, con quien he construido muchas cosas, la rutina nos había envuelto y alejado de cierta manera, pero estos momentos nos han permitido reencontrar esa historia y saber que después de tantos años seguimos construyéndonos juntos, impulsándonos, cuestionándonos y entendiéndonos.

      También han sido momentos álgidos porque nos apasionamos y entramos en grandes discusiones, pero muy fructíferos porque nos damos cuenta de la retroalimentación que tenemos, por ejemplo sobre la lectura de un libro, ahora estoy leyendo Rayuela, lo comentamos; es algo que volvimos a hacer, hablar sobre lo que vemos, leemos y escuchamos.

      Una lectura, un video, reflexionar sobre el acontecer, ver las noticias o informes de la Secretaría de Salud, no hemos salido para nada de la casa y es a través de las noticias que sabemos qué es lo que pasa en el exterior y hablando con algunos colegas.

      Aprovecho para ver algunos pendientes de la compañía, sobre lo que va a pasar con nosotros, todo ha cambiado y todo está por hacerse, nada será igual a partir de esto, o mejor dicho, nada deberá ser igual. En Barro Rojo hemos decidido entrenarnos a distancia y en conjunto, en la tarde siempre tomamos una clase colectiva con Alejandra Llorente y Andrés Arambula.

      Es una sensación algo extraña, porque estamos juntos a la distancia, seguimos haciendo comunidad sin tener contacto físico, nos sabemos acompañados en esta etapa tan difícil y ha sido muy reconfortante escucharlos. Estoy en varias reuniones en diferentes asociaciones, cuestionando si sabremos responder a los nuevos desafíos, a los cambios para los tiempos próximos.

      Me siento afortunada porque tengo un trabajo que me permite mantenerme a flote, pero también soy consciente de que muchos de nuestros colegas no tienen esta seguridad y están totalmente desamparados, por eso seguimos trabajando a marchas en la comisión para insertar las artes escénicas en la Ley de Cultura y poder tener mayor certidumbre en esta profesión.

      Me doy cuenta de que estoy trabajando muchísimo, más que en la cotidianidad, pero eso es importante; me he cuestionado sobre si mi profesión es pertinente y tiene sentido, y la respuesta es claro que sí, tengo la oportunidad de levantarme con fuerza, coraje, valentía y decisión, para cuando todo esto termine podamos reconstruir nuestro mundo y tratar de hacerlo más justo, más digno, igualitario y habitable.

NTX/AA/MBS

237 0