CONTRATA EL SERVICIO
+52 (55) 5420-1119
+52 (55) 5420-1154
+52 (55) 5420-1188
atencioncliente@notimex.com.mx
ventasnacionales@notimex.com.mx
informacionclientes@notimex.com.mx

CONTRATA EL SERVICIO
+52 (55) 5420-1119
+52 (55) 5420-1154
+52 (55) 5420-1188
atencioncliente@notimex.com.mx
ventasnacionales@notimex.com.mx
informacionclientes@notimex.com.mx

NTX E-BOOK

Descarga nuestro libro digital: Periodismo del siglo XXI. Tu opinión nos interesa.

NTX E-BOOK

Descarga nuestro libro digital: Las Agencias de
Noticias en la Era Digital. Tu opinión nos interesa.

2020-01-14   19:34:52   CAMBIO CLIMÁTICO
Indígenas y perspectiva de género irrumpieron con fuerza tras la COP25

*Soluciones basadas en la naturaleza, inspiradas en sus costumbres

Por Miguel Ángel de Alba

México, 14 Ene (Notimex).- El año 2019 marcó un antes y un después en la conciencia social sobre la crisis climática, al ser un año de movilizaciones globales por el derecho a un futuro climáticamente estable, que provocó que cientos de ciudades, empresas y organizaciones declararan la emergencia climática y 121 países manifestaran su intención de avanzar hacia la carbono neutralidad en 2050.

En el otro extremo, incendios sin precedentes arrasaron con bosques de Sudamérica y otras partes del mundo, al tiempo que temperaturas récord se registraron en todo el planeta; además, los Estados Unidos formalizaron su pedido de salida del Acuerdo de París. Mientras tanto, las emisiones de gases de efecto invernadero siguen en aumento.

La Conferencia de las Partes de la Convención Marco de Naciones Unidas sobre el Cambio Climático (COP25) prometía ambición, pero al no lograr su objetivo, dejó cuestionamientos sobre el sistema multilateral y sus resultados fueron recibidos con decepción, se afirma en el análisis InnContext, de la Fundación Aviña.

Sin embargo, hubo signos de esperanza, ya que sociedad civil, comunidad científica, gobiernos locales, mujeres, indígenas y jóvenes, debatieron, demandaron, propusieron y articularon soluciones para la crisis climática.

Las Soluciones Basadas en la Naturaleza (NBS por sus siglas en inglés) son una clave para la acción climática y cada vez tienen un peso mayor en las discusiones, porque “podrían constituir más de un tercio de la mitigación más eficiente del clima, necesaria para estabilizar el calentamiento del planeta por debajo de los 2 grados Celsius hacia 2030, alcanzando un potencial de mitigación de 10 a 12 gigatoneladas de dióxido de carbono por año”.

La Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza define las Soluciones Basadas en la Naturaleza como un conjunto de “acciones que se apoyan en los ecosistemas y los servicios que proveen para responder a desafíos como el cambio climático, la seguridad alimentaria o el riesgo de desastres”.

Las NBS tienen que ver con prácticas agroecológicas, con formas diferentes de manejar el suelo y los recursos naturales, con los saberes tradicionales, por lo cual involucran metodologías diferentes a las del mercado.

En la COP25 estuvieron representantes de pueblos indígenas de todo el mundo, que presentaron acciones y resultados en términos de mitigación y adaptación al cambio climático, y denunciaron la persecución constante de un sistema que busca exterminarlos.

Según Pilar Bueno, co-presidenta Comité de Adaptación de la Convención Marco de Naciones Unidas sobre Cambio Climático, “cualquier planificación de adaptación tiene que partir del uso de Soluciones Basadas en la Naturaleza, en el género y en los saberes tradicionales de forma transversal”.

América Latina tiene un gran potencial para alcanzar sus metas de mitigación y adaptación, ya que es una región abundante en recursos naturales y culturalmente diversa, pero a la vez es una región atravesada por la inequidad, en la que los derechos humanos no están garantizados, en especial los de los pueblos indígenas y las mujeres.

La COP25 mostró avances, como la renovación del Plan de Acción de Género, que incluye menciones concretas a los “derechos humanos” y a una “transición justa”.

Las mujeres son típicamente las poseedoras y las transmisoras del conocimiento ancestral; son quienes conocen el territorio, seleccionan semillas y proveen el agua. Se oponen al extractivismo y cuidan las comunidades, las familias, las generaciones futuras.

Son la columna vertebral de las luchas ambientales y sociales y lideran miles de movilizaciones en defensa de los territorios. El movimiento global de jóvenes por el clima es liderado por adolescentes mujeres.

Aún falta definir objetivos e indicadores para el monitoreo de la implementación del plan y profundizar en la comprensión sobre cómo la gente mitiga y construye resiliencia.

Osprey Orielle Lake, directora de Women’s Earth and Climate Action Network (WECAN), destacó que “la violencia contra la tierra está directamente relacionada con la violencia contra las mujeres”.

La equidad de género es justicia social y ambiental. Contempla la visión de los pueblos indígenas y busca preservar y promover el conocimiento ancestral, en un enfoque integral que incluye mitigación y adaptación como un todo.

Jacqueline Ávila Vilca, mujer indígena y directora del Consejo de Mujeres Licanantay de San Pedro de Atacama: “No somos pueblos indígenas defendiendo la naturaleza. Somos la naturaleza defendiéndose”.

-Fin de nota-

NTX/MADA/LVR

47 3