CONTRATA EL SERVICIO
+52 (55) 5420-1119
+52 (55) 5420-1154
+52 (55) 5420-1188
atencioncliente@notimex.com.mx
ventasnacionales@notimex.com.mx
informacionclientes@notimex.com.mx

CONTRATA EL SERVICIO
+52 (55) 5420-1119
+52 (55) 5420-1154
+52 (55) 5420-1188
atencioncliente@notimex.com.mx
ventasnacionales@notimex.com.mx
informacionclientes@notimex.com.mx

NTX E-BOOK

Descarga nuestro libro digital: Periodismo del siglo XXI. Tu opinión nos interesa.

NTX E-BOOK

Descarga nuestro libro digital: Las Agencias de
Noticias en la Era Digital. Tu opinión nos interesa.

ESTADOS
Víctimas de violencia salen avante con ayuda profesional
2018-10-07   09:59:28   ESTADOS

Por Ángeles González Bretón. Corresponsal

Puebla, 7 Oct (Notimex).- La imagen de una mujer víctima de violencia física y psicológica quedó atrás de quien ahora es una emprendedora, que realiza chocolate así como productos de belleza de manera artesanal, para mantener su independencia.

Adriana Pavón es una mujer de 46 años de edad quien hace un par de años por primera vez llegó al Centro de Justicia para las Mujeres, de la Fiscalía General de Justicia del Estado de Puebla, en busca de ayuda profesional.

El día de su arribo a este centro lo tiene muy presente. Fue en abril de 2015, relató, cuando llegué en muy mal estado, llorando, con frío, con hambre, espantada porque unos minutos antes mi esposo me había golpeado, y poco faltó para que me matara.

En entrevista con Notimex, indicó que en febrero de ese mismo año había pedido la ayuda de los profesionales de dicho centro, pues ella reconoció que la situación con su esposo ya era insostenible, pero siguió al lado de su pareja porque creía que ella podría salvar su matrimonio. No fue así.

El día que marcó su vida no lo puede olvidar, fue el mismo día que se graduó de enfermera y ya quería ir al hospital a trabajar.

¿Quieres ir al hospital? -le preguntó su esposo-, pues te vas a ir al hospital, pero en cachitos, porque no te dejaré ir. Le sentenció al mismo tiempo que con una mano sostenía una jarra de vidrio y con la otra un cuchillo.

Adriana platicó que a partir de ese momento su esposo comenzó a golpear todo lo que se encontró a su paso, incluyendo el cuerpo de Adriana.

“Temblaba de miedo, veía cerca la posibilidad de ser herida; mi único escudo fue una silla que me puse al frente para así impedir que mi esposo me clavara el cuchillo. De milagro pude alcanzar llegar a la puerta y salir huyendo, correr y correr descalza y sin rumbo, hasta que llegué al Centro de Justicia para las Mujeres”, indicó.

Fue ese momento cuando sentenció “se acabó”, y comenzó la denuncia ante el Ministerio Público, ayuda psicológica; de la cual todavía no la dan de alta, pero ya no tiene miedo como antes, pues no podía salir a la calle debido al temor de encontrarse con su victimario.

Ese día y esa acción fueron el parteaguas en su vida, de decidir continuar con una serie de acciones que aplastaban su dignidad como mujer a través de golpes e insultos, o de iniciar un nuevo crecimiento como individuo.

Salió de su casa con sus tres hijos, una mujer de 24 años de edad, a quien también ayudan en el Centro de Justicia porque está muy afectada por todo lo que vivió con un padre violento; un hijo de 16 años también con ayuda psicológica, y un niño de 7 años de edad.

Recordó que antes de esa noche, ella ya sufría violencia, pero no lo quería ver así. Su esposo, siempre, una y otra vez, le revisaba el teléfono celular, vigilaba quién le hablaba por teléfono, cuidaba quién tocaba a la puerta de su casa, le cuestionaba su manera de vestir, cómo sonreía, qué decía, todo…tanto que le hacía dudar a ella sobre su comportamiento.

“Siempre tuve miedo, pero también veía a mi esposo como un monstruo que podía controlar, pero ese día él me vio tan decidida porque me quería ir a trabajar, el monstruo fue tan grande, tan grande que cuando reaccioné me di cuenta que ya no podía, que él era más grande que yo”, citó.

Sin querer justificarse, relató que ella fue una niña que creció sin amor, con el sueño de conocer a un hombre con el que pudiera formar una familia, pero cuando se dieron las primeras acciones violentas por parte de él, ella se convencía que con el paso del tiempo las cosas cambiarían y que son problemas por los cuales pasan todos los matrimonios.

“Te convences en aguantar por amor, justificas que es normal en dos personas que no se conocían y que solo es cuestión de tiempo para acoplarse, y vas aguanta y aguanta. Además, la sociedad, la religión, la familia, no te quieren ver sola ni divorciada, y debes mantener unida a la familia… pero te pones hasta de tapete, pero nada es suficiente”, expresó.

Con una sonrisa en el rostro y una mirada que ilumina su cara, sostiene que ya no tiene miedo, lleva la cara en alto y se siete muy orgullosa de lo que ha logrado, porque en el Centro de Justicia le enseñaron el taller de chocolatería con el cual elabora trufas de diversos sabores y logra vender sus productos de manera individual, en eventos sociales y atendiendo todos los pedidos que le hacen desde diferentes puntos de la ciudad.

Adriana Pavón sigue creciendo y después continuó con el taller de elaboración de productos de belleza e higiene, donde los shampoos, jabones, cremas y aceites se venden todos los días ya sea entre particulares, distribuyendo entre conocidos, en comercios establecidos, o por pedidos a través del celular.

“Tengo ahora dos negocios, pero lo más importante es que estoy libre, contenta, orgullosa de mí, y bien empoderada, gracia a la ayuda recibida en el Centro de Justicia para Mujeres que te arropa, te abraza, te cuidan. Me siendo grande, orgullosa, que puede venir lo que sea, porque no hay nadie que me detenga ahora, ahora pasos firmes y rumbo a la cumbre”, concluyó.

Alicia Llamas, directora de los Centro de Justicia para las Mujeres del Estado de Puebla, en entrevista por separado explicó que estos centros de atención son una política pública federal y que está en todos los estados de la República Mexicana, reconociendo el problema tan importante que hay de violencia en todo el mundo.

En Puebla se atiende a las mujeres con ayuda psicológica, jurídico, asistencia médica, y con trabajo social y un poco de recursos para que logren desarrollar un trabajo que no solo sea un empoderamiento económico sino también psicosocial y puedan salir de la situación de violencia.

Abundó que los casos de violencia contra las mujeres en Puebla el patrón es similar al nacional, y la violencia más recurrente es la emocional, le sigue la física, después la sexual, patrimonial y económica.

El Centro de Justicia para las Mujeres se ubica en la calle 17 Poniente número 1919, Barrio de Santiago, en esta ciudad. También pueden llamar al (222) 2 40 52 14 donde serán escucharlas y se les brindarán servicios para apoyarlas y puedan salir de las situaciones de violencia.

 

NTX/AGB/GPG/MUJER17

347 45



VIDEOS
+
Mujeres víctimas de violencia salen avante con ayuda profesional
FOTOGRAFÍA
+
Mujeres víctimas de violencia salen avante
Mujeres víctimas de violencia salen avante
Mujeres víctimas de violencia salen avante
Mujeres víctimas de violencia salen avante
Mujeres víctimas de violencia salen avante