NOTIMEX, AGENCIA DE NOTICIAS DEL ESTADO MEXICANO
Logotipo Agencia de Noticias del Estado Mexicano
AGENCIA DE NOTICIAS DEL ESTADO MEXICANO

COMUNICACIÓN GLOBAL

México, domingo, 23  de julio  de 2017
21:39 hrs.
2017-04-15   11:09:40
Detrás de un gran espectáculo hay un equipo de técnicos y creativos

Por Juan Carlos Castellanos C.

México, 15 Abr (Notimex).- Detrás de la belleza musical, en el mundo de la ópera existe el trabajo de un universo de equipos creativos y técnicos cuyo esfuerzo hace realidad la fantasía que el público graba en su mente y llevará siempre en su corazón.

Al respecto, entrevista con Notimex, Adriana Camarena de Obeso, directora Ejecutiva de la Opera de Bellas Artes reflexionó: “uno se sienta en la sala, voltea a ver el escenario y se dispone a vivir una experiencia gozosa con la contemplación y escucha de una ópera de gran calidad con cantantes, actores, bailarines y orquesta, pero ¿qué hay detrás de eso?”.

Recuerda, crea imágenes en su mente, respira profundo y mira, a través de la ventana de su oficina sobre la avenida Juárez en esta ciudad, la majestuosidad del Palacio de Bellas Artes. “Una vez seleccionados los artistas que tomarán parte en el espectáculo, interviene un ejército de profesionales”.

Los equipos creativos y técnicos comienzan a trabajar en los diseños que harán realidad la idea del autor de la obra, y dan su máximo esfuerzo por crear la fantasía que el público habrá de grabar en su mente y, en la mayoría de las veces, en su corazón. “Las áreas de escenografía, vestuario y utilería diseñan el montaje y los planos correspondientes”, explicó Camarena.

Una vez que se ha diseñado el universo fabuloso que se ofrecerá a los cinco sentidos del público, maquetas, moldes, planos y dibujos pasan a manos del equipo de constructores. “Todos ellos realizan físicamente las escenografías y confeccionan el vestuario para cada uno de los artistas que habrán de actuar en el espectáculo, para entonces ya anunciado”.

De acuerdo con cada producción, la realización de escenografía, utilería y vestuario lleva entre dos y tres meses de trabajo. “Se revisa y supervisa la construcción, se hacen pruebas de vestuario para que los cantantes y actores estén cómodos y puedan trabajar con soltura, sobre todo cuando se trata de trajes de época con mucha tela y accesorios”, dijo.

Una vez terminado el vestuario, viene la prueba con cada artista. Se debe cuidar, además de la calidad en sus materiales y fina hechura, que se ajusten a su anatomía, que puedan caminar con naturalidad por todo el escenario y que no se vayan a tropezar. “Eso sucede igual con la escenografía, que sea visualmente atractiva y creíble para los espectadores”.

Una vez terminada esa parte, vienen los ensayos. La mecánica teatral debe estar a punto para que cantantes, actores, bailarines y músicos, se sientan cómodos.

“Hay ocasiones en que para una función se conjuntan orquesta, coro y solistas, y eso crea un universo de 200 y hasta 250 personas en escena, entre los productores, técnicos, artísticos y de creativos”, precisó la experta en esta parte poco conocida de una producción operística.

Para ese momento, continuó, los equipos de producción y técnico, mecánica teatral, el jefe de foro, tramoya, iluminación, sonido y otros, ya están listos para ensayar uno, dos tres o más días antes del estreno, según lo requiera cada producción. Ellos trabajan coordinadamente, y con precisión milimétrica, para que la función luzca como debe ser”.

Puntualizó que hay dos personajes muy importantes: el maestro interno y el especialista en traspunte, que son quienes dan las entradas a cada escena, a cada diseño de iluminación, y dan el seguimiento correcto y la coherencia que debe tener el espectáculo completo.

“En tanto, el elenco ya fue citado, horas antes del estreno, para maquillarlo y proceder a vestirlo”, apuntó.

Una vez que alrededor de 14 personas en el equipo creativo y 60 en el técnico han hecho lo suyo, cantantes y demás artistas hacen un ejercicio de calentamiento en sus camerinos, siempre asistidos por especialistas en cada disciplina.

Dada la primera, segunda y tercera llamada en la sala, el enorme telón del Palacio de Bellas Artes, en el caso de México, se levanta y la magia es.

Al respecto, cabe mencionar que con el fin de satisfacer las expectativas del público mexicano aficionado a la ópera, en 1943 se creó la asociación civil Ópera Nacional, organización auspiciada por la banca y el gobierno mexicano.

Este acontecimiento la convirtió en una de las primeras instituciones que organizaron con regularidad y toda seriedad temporadas de ópera en México.

Ese año Ópera Nacional A.C. ofreció dos temporadas en el Palacio de Bellas Artes, con obras como “Fidelio”, “Carmen”, “La Bohemia” y “El barbero de Sevilla”, entre otras.

Su última temporada la realizó en 1953, al terminar el patrocinio privado que la sostenía, y entonces el Instituto Nacional de Bellas Artes (INBA) inició formalmente sus actividades en el ámbito operístico en 1948.

Inició con una temporada de la compañía a la que se le dio el nombre de Ópera de Bellas Artes. Ese año se llevaron a escena “La traviata”, “Carmen” y “Orfeo y Eurídice”, así como otras de compositores mexicanos, como “Elena”, de Eduardo Hernández Moncada; “Carlota”, de Luis Sandi, y “La mulata de Córdoba”, de José Pablo Moncayo.

En 1992 la Ópera de Bellas Artes inició un proceso de modernización con la finalidad de aportar una mayor calidad artística a sus producciones, así como para ofrecer un mejor espectáculo al público asistente.

A ello contribuyó el sistema de supertitulaje simultáneo en español, que muestra su efectividad y utilidad para una cabal comprensión de la trama.

Desde ese año, la Compañía Nacional de Ópera ha estrenado en México obras como “Moctezuma”, de Carl Heinrich Graun; “Alicia”, de Federico Ibarra; “Florencia en el Amazonas”, de Daniel Catán, e “Idomeneo” de Wolfgang Amadeus Mozart.

De igual forma, realizó reposiciones de óperas como “Electra”, de Richard Strauss; “La Favorita”, de Gaetano Donizetti; “Turandot”, de Giacomo Puccini; “Nabucco”, de Giuseppe Verdi, y “Tata Vasco”, de Miguel Bernal Jiménez.

 

NTX/JCC/RML/NMN
IMPRIMIR DESCARGAR
CONTENIDO RELACIONADO